Bebés 0-1 año

La salida de los primeros dientes

Consejos

 

La salida de los dientes varía mucho en tiempo porque algunos niños pueden presentar el primero temporal o de “leche” a los cuatro meses de edad, otros a los seis e inclusive hasta los doce meses. Hay muy pocos casos que se den después del primer año de vida y si esto ocurre se debe llevar el niño al odontopediatra para buscar cuál pudiera ser la causa de este retraso.

Ten presente que es totalmente normal que a los niños les salgan los dientes a distintas edades porque se trata de un patrón hereditario que pasa de padres y abuelos a los hijos. Probablemente si tú o tu pareja tuvieron una erupción dentaria más tardía, tu hijo también la tendrá, pero hasta el año puede considerarse normal.

Por eso, llegado el momento, quieras o no, tu bebé dará inicio a un proceso que muchas veces hace que se sienta incómodo y que muerda todo lo que está a su alcance.

Señales de que a tu bebé le están saliendo los dientes

  • Salivación excesiva
  • Tos debido a la excesiva salivación
  • Necesidad de morder cosas para aliviar la presión de la salida del diente
  • Rechazo a comer
  • Leve fiebre
  • Enrojecimiento local de las encías
  • Irritabilidad
  •  

    Tratamiento

    Durante este periodo inevitablemente los bebés sienten molestias y picazón en las encías, por lo que su estado de ánimo cambia y probablemente estarán irritables. Hay casos en que también aparece fiebre, pero no se ha demostrado que la salida de los dientes sea la causa directa.

    Para apaciguar estos síntomas debes frotar las encías del bebé con tus dedos o darle algo para masticar, preferentemente frío. Cuando sienta mayor incomodidad consulta con el pediatra qué remedio puedes darle para que esté tranquilo y pueda dormir sin problemas.

    Higiene

    La higiene bucal del bebé debe iniciarse antes de la salida de los dientes, para evitar infecciones de hongos por los cúmulos de leche, estimular las encías y comenzar a familiarizar al niño con el hábito del cepillado.

    Inicialmente la limpieza se realiza con un paño humedecido en agua hervida, dos a tres veces al día, luego de la ingesta de leche. Cuando salen los primeros dientes se debe mantener la misma técnica hasta la salida de los molares temporales donde pasamos a ocupar un cepillo infantil.

     

    Cualquier duda por favor consulta con tu médico.